Cynthia Robledo.

Archive
Yo | Me

Imagen de marca. Identidad. Tomando marca como una marca en si o como la imagen de una persona, un perfil. Una de las ramas en las que trabaja el diseño gráfico. Una de las áreas que más disfruto.

Sin embargo, desarrollar la identidad personal, como conversé muchas veces con varios colegas, es lo más difícil. Solemos hacer todo lo contrario que recomendamos a nuestros clientes. “Haz lo que yo digo y no lo que yo hago” aplica perfectamente.

La recomendación que siempre doy es tener un concepto, una idea clara que comunicar. Que toda acción y comunicación que hagas, responda a esa idea rectora. De esa forma, tu público va a identificarte apenas vea algo tuyo, sin necesidad de ver la marca. El estilo de imagen, el tipo de mensaje, la forma en que hablás es lo que te representa. La paleta de colores, las familias tipográficas. Todo esto conjunto de cosas te representan, a vos y/o a tu marca.

Contrariamente al tiempo que le dedicamos al desarrollo de la imagen de un cliente, para nosotros no suele haber tiempo disponible. Y si lo hay, se abren una inmensidad de caminos que muchas veces no llegan a un final claro. Le ponemos mucha carga a eso que queremos que nos represente. Porque somos diseñadores, tenemos que tener “EL” logo, “EL” concepto, “LA” idea más loca, copada, genial y original. Vale aclarar, depende del nivel de exigencia que tengas. En mi caso, es demasiado alto. Y hablo en plural porque esto lo conversé con muchos colegas, igual de exigentes que yo.

Me encuentro trabajando en mi perfil nuevamente. Y me replanteo desde el nombre hasta lo que quiero hacer, lo que quiero mostrar, a qué me quiero dedicar de hoy en adelante. Hace un tiempo hablé del collage que sentí marcó un antes y un después en cómo tomarme la profesión.  Implicó dejar de estar pendiente en lo que digan los demás, dejar de intentar ser algo que no era para dar rienda suelta a mi estilo. Y si bien hay momentos en los que vuelvo a sentirme perdida, el regreso a la autenticidad no es tan fuerte o chocante como lo fue en ese momento. Porque una vez que quebrás la barrera, rompés el muro, es más fácil ir y volver.

Y mientras me replanteo el cambio, confirmo que me gusta cómo van las cosas. Mi marca, decyng. Es compleja de nombrar, ´decyng´ o ´design´, igual de complejo que es escribir mi nombre, Cynthia: con “y” y “t h”. Por lo que la complejidad del nombre es una “marca personal”. Si ya deletreo mi nombre, constantemente, por qué no deletrear mi marca?!. (Si, no es lo más sensato viniendo de una DG decirle eso a un cliente, no, pero me lo estoy diciendo a mi, y ya dijimos… haz lo que yo digo…)

¿De dónde surge “decyng”? de Design by Cyn, decyng. ¿Un poco cipayo? Capaz… Pero vamos, el idioma inglés invadió a todos los otros idiomas. Nadie dice correo electrónico, todos decimos mail. Y así, muchos ejemplos.

¿Mantengo la flecha como ícono de la marca? Por qué no?!. Les conté que surgió de un collage. Si hilamos fino, no es un ícono creado por mí sino por un volante que me dieron en la facultad, de ahí lo recorté. Pero es una flecha en diagonal, la vemos en todos lados, por lo que no es algo original. Flecha en diagonal apuntando para arriba. “Pum para arriba!”. Una frase muy usada por mi, que denota unos cuantos años jaja. Positiva, siempre en crecimiento, superándome constantemente. Hace poco, navegando en sitios de astrología (mi nuevo pasatiempo), encontré la simbología de los planetas y una descripción de las diferentes formas que conforman los símbolos. Y la flecha apuntando para arriba significa “fuerza que actúa/acción”. Y terminé de convencerme que este ícono tiene que permanecer.

¿Qué planeta tiene la flecha? Marte: La conciencia se proyecta en actividad. También falta el semicírculo intelectual, lo que denota espontaneidad o imprudencia. El impulso del instinto sin el uso de la mente. Bingo! Mi tarea hace años para conmigo, dejar la mente de lado y fluir un poco más. Lo cual de alguna manera se relaciona con el primer posteo del año. Ser y dejarme ser. Fuera cerebro, te requerimos para crear e idear, pero no para frenar cada idea.

Otra curiosidad del tema… la flecha, casi enmarcada en un cuadrado, apuntando para arriba a la derecha… se asemeja al logo de hps!, mi emprendimiento. Que es un rectángulo inclinado, apuntando para arriba a la derecha. Las maravillas del inconsciente. Noté esto al tiempo de crear la marca, calculo que no fue casualidad, no?.

Supongamos que acabo de darles la explicación, medio tirada de los pelos, de porqué decyng es decyng. Y me autojustifiqué que es correcto mantener las cosas como estaban. Posiblemente “lavándole” un poco la cara. Léase, cambio de tipografía, ampliar la paleta cromática… en fin.

En esto ando por estos pagos… relanzándome al infinito y más allá.

Dejar un comentario | Leave a comment

2019. Primeros días de enero. Y yo estoy hecha una mezcla de material astrológico (muy poco conocimiento consciente de astros pero me intereso por leer qué tipo de energía nos dan los planetas y sus tránsitos para tomar determinadas acciones), material emprendedor del que me embebí toda la segunda mitad de 2018 y mi lista de metas y objetivos para este nuevo ciclo calendario.

Estos días me di cuenta que me faltaba un detalle del que no me había percatado, pero que en una charla vía mail con mi amiga Vale noté. Eso que durante muchos años estuvo corriendo atrás mío, cual monstruo en una película de terror. El factor tiempo. No hay ni habrá vencimiento para comenzar a cumplir ese punteo de ideas. La ansiedad que genera correr atrás de un deadline, no la quiero. El camino se irá recorriendo a medida que se vayan dando las cosas. Y las cosas se irán dando a medida que no sienta presión.

Suena sabio, no? Pero me llevó unos cuantos años entenderlo y hacerlo práctica. Mejor dicho, predisponerme a hacerlo práctica. Fluir este año para mi implica soltar el reloj, ser auténtica. Respetarme y no imponerme aquello que se que me va a frenar. Lo importante es saber cuál es mi “norte”. A dónde quiero ir y qué quiero hacer. Y de a poco ir poniendo la energía, la atención, la artillería para ese punto.

¿Por qué estoy acá en el blog? Porque es un espacio que había creado para expresarme y que abandoné, aunque la palabra “abandono” me parece un poco fuerte. Porque me cansé de hablar conmigo en mi cabeza. Porque está bueno volver a encontrarse con la palabra escrita. Recurso que utilicé mucho de adolescente y que retomé cuando me animé a dar mis primeros pasos en el camino de ser freelancer pero que frené cuando el camino me llevó de vuelta a la dependencia.

Me llevó un año de ser independiente nuevamente para volver a este espacio. Pero ya dije, no importa el tiempo, lo importante es ser y hacer. No se cuán seguido vendré por acá. Hoy vi luz y entré. Vi un papel y escribí. Prendí la compu y lo transcribí. Escucharme y hacer. Dejar de buscar la perfección en todo. Más allá de que no exista, porque descubrí que lo perfecto es aburrido.

Reencuentros. Conmigo, con mis ganas de hacer cosas que me gustan, con ese camino que quiero transitar hace rato y no se por qué no lo caminé. Paciencia, reloj y calendario fuera, sonrisas, una autopalmada en el hombro y vamos, vos podés mamu!

Dejar un comentario | Leave a comment

Desaparecí. Un tiempo. La falta o la abundancia de tiempo. Las crisis, los replanteos. Profesionales y personales. La abundancia y la ausencia de trabajo. El amor por la profesión contra el abuso laboral. Ese sentimiento de que hay miles de caminos y opciones, pero lo que uno ve es una gran pared frente a sus ojos. Una gran maraña mental (eterna en mí) que nubla la visión.

El dinero. El miedo. El día a día. Vivir. Subsistir. Sobrevivir. Transitar. Avanzar. Disfrutar. La escases. La imposibilidad. Dilemas. Sueños. Anhelos. Ideas. Objetivos. Culpas no tan culpas. Independencia. Dependencia. Incertidumbre.

Algo es muy fuerte. Internamente. Las ganas de diseñar. Las ganas de hacer. Meter mano. Producir. Estampar. Crear. Diseño y creación, mis fuerzas motoras. A veces aplastadas por todos los sentimientos y trabas mencionadas.

No. No estoy deprimida. Estoy buscándole la vuelta. Para poder ser. Para crear sin tapujos. Para diseñar hasta que me canse de disfrutar. ¿Te podés cansar de pasarla bien?. Buena pregunta.

¿Ya murieron los blogs? ¿Las redes sociales lo son todo? La gente lee poco. No me importa. No hago esto por la gente, lo hago por mí. Me propuse seguir mostrando lo que me atrae. Arte, diseño, decoración, estampados. Pero hacer foco en eso que se relaciona con mi profesión. La impresión. En todas sus formas y expresiones.

Dando vueltas en mi cabeza para volver a este espacio…

……..

I disappeared. For a time. The lack or abundance of time. Crisis, reconsiderations. Professional and personal. The abundance and the absence of work. The love for the profession against labor abuse. That feeling that there are thousands of options, but what you see in front of your eyes is a wall.

Money. Fear. The day to day. Live. Subsist. Survive. Move along. Enjoy. The impossibility. Dilemmas. Dreams. Yearnings. Ideas. Goals. Blame. Independence. Dependence. Uncertainty.

Something is very strong. Internally. Deep down. The desire to design. The desire to do. Produce. To screenprint. To create. Design and creation, my driving forces. Sometimes they are squashed by all the feelings and obstacles mentioned.

No. I’m not depressed. I’m looking it around. To be. To create without thinking that much. To design until I get tired of enjoying. Can you get tired of having fun?. Good question.

Have blogs already died? Are social networks everything? People read little. I do not care. I am not doing this for the people, I do it for me. I decided to keep showing what attracts me. Art, design, decoration, prints. But to focus on which is related to my profession. The impression. In all its forms and expressions.

Going around in my head to return to this space …

Dejar un comentario | Leave a comment